El Edificio Quarz resulta finalista del Premio de Arquitectura Fernando García Mercadal

11/10/2012

En su vigésima séptima convocatoria, correspondiente a la obras realizadas en Aragón en 2011, el Edificio Quarz, obra de los arquitectos Ignacio González Olalla, Jaime Macipe Gayarre y Enrique Diego Barrado, ha resultado finalista del Premio de Arquitectura Fernando García Mercadal, uno de los más prestigiosos, en la categoría de "Edificación de Uso Residencial". En esta edición, se han presentado un total de 50 obras, destacando el Jurado en su acta de fallo, que se hacía público con motivo del Día de la Arquitectura, el "muy alto nivel" de todas ellas. Una pequeña muestra de estas, de las obras presentadas y galardonadas, se puede ver en el Palacio de los Torrero (C/San Voto, 7, Zaragoza).

 

El Edificio Quarz, situado en Vía Universitas, 10, Zaragoza, con 64 viviendas, garajes y trasteros, se alza como un edificio singular, de corte racionalista, al igual que la obra de aquel que da nombre a este premio, que ocupa el lugar de un antiguo edificio de oficinas con forma de torre y planta rectangular, que se valoró como inviable recuperar, en medio de un entorno de eficaciones dispares, de distintas alturas. En este contexto, los arquitectos Ignacio González Olalla, Jaime Macipe Gayarre y Enrique Diego Barrado, que han manifestado que se encuentran "muy contentos" con la obtención de dicha mención, se planteaban la abstracción y la rotundidad como mecanismos para "colonizar" el lugar en el que se emplazaría el Edificio Quarz. 

 

Mientras que la planta baja se libera abriéndose hacia la avenida, las zonas lúdica comunes quedan delineadas por líneas curvas y sinuosas haciendo de todo ello una edificación residencial singular, en la que se presta especial cuidado a los espacios de intimidad y a la medida en la que se disponen las sombras. Primando lo geométrico como valor para definir el espacio habitable, el Edificio Quarz combina funcionalidad y estética, albergando viviendas amplias y luminosas, que disponen de terrazas y pérgolas para hacer que la vida respire más allá de la superficie construida. Zonas ajardinadas de peculiar diseño, con primacía de las formas ortogonales, y piscina completan el entorno de este peculiar edificio, con comunicaciones extraordinarias por su emplazamiento tan céntrico.

 

Con esta mención Ebrosa retoma las andanzas del año 2000, cuando el Edificio Ariane (Avda. Gómez Laguna, 45-55), se alzaba como el Ganador del XV Premio de Arquitectura García Mercadal.