Combatir el calor y el estrés en la piscina

13/07/2012

El calor ya aprieta, se hacen largos los días laborables y la mejor opción cuando llega el viernes es intentar buscar un hueco para ponerse el traje de baño y bajar a la piscina. Por supuesto, mejor si la tenemos en casa, ya sea privada o comunitaria: que ponerse al sol y remojarse nos quede cerca y que después terminemos de rematar la jugada con una bebida fresca y algo de fruta, con risas y bromas de fondo (y protector solar).

 

Eso sí, sin olvidar mantener en nuestra piscina las condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad adecuadas. En primer lugar, para los más curiosos, cabe señalar que la legislación que regula estos aspectos es de corte autonómico y que deberán dirigirse al Decreto correspondiente para conocer todos los detalles (fondo de la piscina, limpieza, aforo máximo, etc.). Estructuras, materiales de construcción y equipamientos, etc., así como la calidad del agua han de ser debidamente cuidados, pues de ellos depende el disfrute de los vecinos. Además, la inobservación de estas medidas no solo puede conllevar sanciones (leves o graves, en el caso de afecten a la depuración, desinfección, estado de las instalaciones, etc.), sino suponer un riesgo para la seguridad personal, por lo que ya sea en nuestra faceta de usuarios o de propietarios de la misma hemos de defender e instar a su cumplimiento. Después ya podremos optar por cloro u otro desinfectante autorizado, entre otros aspectos.

 

Tampoco hemos de olvidar que cada piscina (excluyendo las privadas) dispone de sus propias normas de régimen interno, que deben figurar a la entrada de las instalaciones así como en el interior de estas, en las que quedarán recogidas cuestiones como que no se puede acceder a las piscinas con ropa y calzado de calle o la necesidad de utilizar las duchas antes de entrar en la piscina.

 

Más allá del respeto a la normativa vigente y los aspectos técnicos recogidos en ella, como garantía de nuestra seguridad, y de las normas internas para los usuarios, que no quedan sino en asegurar que todo disfrutamos de ella como debiéramos, las piscinas son para divertirse y relajarse al sol. En Ebrosa, en nuestras promociones con piscina, nos aseguramos de que todo marche como debiera para que tú solo tengas que encontrar el momento idóneo para hacerte con las chanclas y la toalla y, a partir de entonces, relajarte y desconectar.