Crea un espacio para los más pequeños en tu ático

12/11/2014

Ya se trate de un dormitorio o de un cuarto de juegos, también los más pequeños de la casa merecen contar con un espacio propio en el ático. Y es que a los niños parecen encantarles este tipo de lugares, más amplios, a menudo menos compartimentados y con espacios más abiertos, con gran cantidad de luz natural y frecuentemente con techos más altos de lo habitual. Eso sin contar que también los pequeños querrán verse coronando la ciudad desde su parte más elevada, desde allí donde el resto de edificios se repliegan a sus pies. De ahí que resulte importante otorgarles un espacio, crear una atmósfera en la que todo apunte a ellos recogiendo las particularidades del lugar.

 

 

Mayor espacio, volúmenes más arriesgados. El espacio suele ser una de las características más ventajosas para crear un lugar para los más pequeños, que los áticos suelen contar con habitaciones más amplias e, incluso, con un mayor número de dormitorios, lo que posibilita destinar uno de ellos a cuarto de juegos, donde levantar el templo de la diversión en casa. Esto también nos permite arriesgar más a la hora de dotar de mobiliario a ese espacio. Es entonces cuando se presenta como una opción real hacerse con una cama-fuerte, una cama-circo o, incluso, una cama-nave espacial, conectando así directamente con el mundo de los sueños. Esto nos dará paso a perfilar una habitación temática, en la que todos los elementos (el escritorio, las estanterías, la decoración...) apunten al motivo principal. Además, podrás recurrir a las literas no sólo para ganar en funcionalidad, sino para dotarlas de espectacularidad y jugar con los volúmenes de su estructura para crear un refugio o un palacio dentro de casa.

 

Hacer de la luz un juego. A menudo las habitaciones de las plantas superiores cuentan no sólo con grandes ventanales, que nos permitirán un mayor aprovechamiento de la luz natural, sino también con ventanas en el techo de tipo claraboya, uno de los elementos más codiciados para pequeños y mayores por las posibilidades que confiere, como contemplar el cielo estrellado desde la almohada justo antes de dormir, teletransportarse a galaxias lejanas con el cuento de cada día, disfrutar de la lluvia -pero a refugio de esta- mientras se continúa con los juegos... Además, este tipo de ventanas, junto con doseles y otro tipo de vestiduras, servirán para potenciar esa atmósfera especial que queremos para estos espacios.

 

La imaginación, tu mejor decorado. Por muchas opciones con las que puedas contar por las posibilidades que otorga el espacio, será tu imaginación la mejor aliada a la hora de decantarte por una de ellas y la que te permitirá diseñar a medida de los gustos de los más pequeños de la casa. En este sentido, recomendamos no sólo recurrir a habitaciones temáticas, sino también dotar la estancia de detalles originales, con encanto. Quizás baste con pintar una de las paredes de la habitación con un color más vivo o con colocar algún vinilo decorativo gracioso en un punto estratégico o podamos dar un paso más y jugar con las texturas (alfombras y cortinas serán elementos indispensables en este sentido) y con el papel pintado. Como toque distintivo, proponemos no dejar a un lado las pizarras para que la creatividad de pequeños y mayores pueda expandirse por doquier. Al fin y al cabo, ¿quién no querría tener una pared de pizarra en casa para intercambiar mensajes o crear un gran dibujo de manera colaborativa entre toda la familia?

 

Espacio para todo y... ¡en orden! El despliegue de creatividad e imaginación en el diseño del espacio no debiera hacer que pasáramos por alto uno de los puntos fundamentales: mantener los juegues "a raya", al alcance pero en orden. En la actualidad existen multitud de fórmulas de almacenaje divertidas pero funcionales que emulan piezas de puzzle, torres..., que dotarán de componente lúdico a la recogida de jueguetes tras su uso.

 

 

 

Noticias relacionadas: